Worldbuilding: el mundo como un personaje más

«Para narrar una historia, necesitas crear un ambiente»

De ti depende cuánto profundices en ese mundo, en ese ambiente. En este artículo, el escritor y profesor de Worldbuilding, Chris J. Peake, hace una aproximación a uno de los aspectos más importantes que todo creador de mundos fantásticos debe tener en cuenta: el tratamiento de la ambientación, el mundo fantástico en el que vas a desarrollar tu historia. Chris nos propone que tratemos al mundo de nuestra novela como a un personaje más.

Worldbuilding: el mundo como un personaje más
Worldbuilding (Ilustradora: Yanina Fiorio Pettina)

Muchos defenderán, no sin falta de razón, que los personajes son los protagonistas de las historias que viven. Algunos, apostarán por la obviedad del argumento, mientras se rascan la barbilla esperando a ver a dónde lleva esto. Algunos han defendido, y seguirán defendiendo, que el argumento en sí es el verdadero protagonista, quien realmente importa en una historia, y que su ausencia o muerte, a diferencia de como pasa con los personajes, es lo que realmente arruina una historia. No creo que ninguno pueda hacerse con la respuesta correcta. Hoy venimos a narrar una historia donde el lugar y el tiempo son los protagonistas. Sí, esa opción también estaba sobre la mesa.

Imaginemos un Mundo Literario imaginario, uno de tantos que flotan en el espacio etéreo de la creatividad. Puede ser una roca esférica o un disco plano con dos caras de una misma moneda. No importa eso ahora. En todo caso, imaginemos nuestro mundo desde su inicio. Podríamos trazar un plano enorme y extenderlo sobre una vieja mesa, y así divisar las costas de sus continentes e islas. Sería nuestro Mundo Secundario.

Leer más

Cómo retomar un proyecto narrativo abandonado

En este artículo, Yolanda González Mesa nos aconseja sobre cómo retomar un proyecto narrativo abandonado.

Cómo retomar un proyecto narrativo abandonado
Cómo retomar un proyecto narrativo abandonado

Todos tenemos una pila más o menos grande de proyectos inacabados que nos tortura y avergüenza desde el fondo de un cajón, o de la última carpeta de nuestro ordenador.

Muchos merecen estar allí: malas historias con tramas endebles, personajes planos que hablan demasiado, narraciones que terminan pareciéndose sospechosamente a un libro que ya has leído o una película que has visto.

Pero hay otros que llegaron allí por las razones equivocadas, y de vez en cuando siguen zumbando en tu cabeza, pidiéndote una segunda oportunidad.

Las razones para abandonar un texto suelen ser las siguientes:

Leer más

El altísimo precio de no corregir una novela

La corrección más cara es la que no se hace

El altísimo precio de no corregir una novela
El altísimo precio de no corregir una novela

Muchos autores noveles, cuando terminan el borrador de su primera novela solo tienen una idea en la cabeza: publicar cuanto antes. Y esto una vez superada la fase de circulación de fragmentos del manuscrito entre amigos y familiares con el fin de obtener, también lo antes posible, una valoración objetiva de su trabajo. En la mayoría de los casos esto es un grave error, porque esos familiares y amigos no suelen estar capacitados profesionalmente para cumplir esa tarea, pero además, su opinión está bajo sospecha innegable de parcialidad.
Las opiniones recabadas por el autor, en el mejor de los casos, le pueden desvelar ciertos fallos, seguramente los más visibles, esos que no escaparían ni al lector más distraído; pero no serán de ayuda para poner de relieve las fallas reales o potenciales que contenga el texto y que tienen el poder y la capacidad de arruinarlo.

Leer más