Blog

All posts in this category.

Novela hispanoamericana: el Boom, el Grupo del Crack y el Grupo McOndo

Novela hispanoamericana: el Boom, el Grupo del Crack y el Grupo McOndo. Desde 1940, la novela hispanoamericana vivió una serie de movimientos protagonizados por sus autores más representativos y celebrados. Debido a lo extenso del asunto y lo interesante de sus detalles, se recomienda, y casi se impone, un estudio pormenorizado de estos movimientos, por lo que aquí solo daremos algunas de las claves que permiten conocer un poco mejor estos movimientos y a sus impulsores.

Novela hispanoamericana: el Boom

A partir de 1940 y a lo largo del siglo XX se producen en toda Hispanoamérica una serie de rupturas en el terreno narrativo.

Podemos señalar varias claves y varios grupos en estos fenómenos. El primero de ellos es sin duda la ruptura con el realismo anterior a la fecha señalada. En la misma medida es importante la aparición del llamado realismo mágico.

Autores como Jorge Luis Borges, Miguel Ángel Asturias o Alejo Carpentier realizan obras que inician formas narrativas más complejas y con una visión de la realidad que incluye nuevas dimensiones mágicas u oníricas y que rompen con el realismo social anterior. Esto supone un proceso de renovación influenciado por el surrealismo y por las teorías existencialistas de filósofos como Sartre.

En esta nueva novela lo rural tiene un nuevo tratamiento cuando aparece, aunque en la mayoría de los casos es sustituido por lo urbano. Se recuperan elementos mágicos de los mitos y leyendas americanos, con una gran presencia de lo onírico. Las estructuras realistas tradicionales se abandonan. Se produce una renovación del lenguaje. Y todo ello a través de la corriente que mencionábamos del realismo mágico.

Desembarco en Europa

Especialmente desde 1962 se asiste al desarrollo de esa nueva novela hispanoamericana. Repentinamente se dan a conocer en toda Europa aquellas obras que se mantenían aisladas en cierta manera en América. Al surgir de esa forma, se produce la sensación de un boom. Será un fenómeno editorial que dará a conocer a novelistas muy importantes, que además escriben en estos años algunas de sus obras más significativas. Así sucede por ejemplo con Julio Cortázar (Rayuela se publica en 1963) o García Márquez (Cien años de soledad es de 1967).

Escritores de diversas edades y países, muchas veces sin relación entre ellos, consolidan la integración de lo fantástico y lo real. Y obtienen un gran reconocimiento crítico y un elevado número de lectores.

Desde el punto de vista formal estas obras se caracterizan por la renovación de las técnicas novelescas con las de la novela experimental, pero no se alejan de la realidad, simplemente la abordan desde otros ángulos.

En todos ellos pueden encontrarse influencias de Proust, Joyce o Kafka, pero también de autores como Cervantes. Se preocupan por el desarrollo de las estructuras narrativas, pero exigiendo un lector activo, que esté dispuesto a organizar una materia narrativa compleja. Se rompe muchas veces con la narración lineal, y se superponen las personas narrativas y los puntos de vista. Asimismo se emplean recursos como el monólogo interior o las descripciones minuciosas y precisas. Y todo ello al servicio del compromiso con la realidad de una tierra que se ha visto sometida a violentos procesos históricos.

En definitiva, en el boom encontramos novelas muy equilibradas entre lo estético y la denuncia histórica, que sirve como modelo a otras novelas (por ejemplo, El tambor de hojalata, de Günter Grass o Hijos de la medianoche, de Salman Rushdie).

A partir del llamado boom de la novela hispanoamericana podemos señalar la existencia de otros grupos que reaccionaron con ironía o de forma crítica hacia ese movimiento: el grupo del Crack y McOndo.

El grupo del Crack

El grupo del Crack es el nombre irónico que tomaron seis escritores mexicanos para mostrar su reacción ante el famoso boom. Sus integrantes firmaron un manifiesto (originariamente el Manifiesto Crack era un grupo de cinco fragmentos de autores mexicanos) reivindicando la literatura en su grado más creativo y renunciando expresamente al realismo mágico, a lo real maravilloso, y a las imitaciones de autores sagrados, como Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes o Gabriel García Márquez.

Novela hispanoamericana: el Boom, el Grupo del Crack y el Grupo McOndo
Pedro Ángel Palou

En palabras de Pedro Ángel Palou, la idea del nombre surge a partir de jugar con la onomatopeya. Con crack surgía la idea de la grieta, de la fisura. Cansados de lo latinoamericano, conspiran según el crítico Julio Ortega para reemplazar a los autores mayores sin necesidad de asesinarlos.

Los integrantes del Crack formaron un grupo literario que se consideraban amigos y que compartían principios estéticos y el rigor en el terreno de lo artístico. Su objetivo era provocar una fisura en la tradición literaria inmediata anterior y mirar de nuevo hacia los clásicos. Realizaban experimentos lingüísticos y novelas polifónicas, con muchas voces narrativas. Y todo ello con el profundo respeto hacia el lector inteligente que desea participar activamente de aquello que lee.

Los autores integrantes de esta generación o grupo fueron Ignacio Padilla, Jorge Volpi, Pedro Ángel Palou, Eloy Urroz, Vicente Herrasti y Ricardo Chávez Castañeda. A ellos hay que añadir la figura del crítico Julio Ortega.

El grupo McOndo

Novela hispanoamericana: el Boom, el Grupo del Crack y el Grupo McOndoPor otra parte, McOndo es un juego de palabras basado en Macondo, la población ficticia de Cien años de soledad, de García Márquez. Esta invención denomina una corriente literaria también hispanoamericana que surge a partir de 1990, y al igual que el Crack, como reacción contra el realismo mágico. Fue el escritor chileno Alberto Fuguet quien creó la denominación de este grupo para hacer referencia a dominios como McDonald’s o Macintosh. En 1996, el citado Fuguet y Sergio Gómez publicaron una compilación de historias cortas tituladas así, McOndo. La antología intentaba presentar esa nueva narrativa hispanoamericana hiperreal, reacia al realismo mágico y muy a tono con las nuevas tecnologías.

En esta literatura aparecen escenarios realistas y urbanos con un trasfondo individualista. Abandonan en cierto modo el colorido latinoamericano y relegan a un segundo plano la búsqueda de una identidad hispanoamericana. Eso hizo que algunas editoriales no los publicaran al principio por no ser suficientemente pintorescos o folclóricos. El mismo Fuguet contaba que les recomendaban agregar a sus obras “cosas tropicales y exóticas”.

Por otra parte, es significativa la aparición de una violencia extrema, relacionada con la delincuencia o el narcotráfico, como en Rosario Tijeras, del colombiano Jorge Franco.

Los autores, que en este caso son tanto americanos como españoles, nacieron entre 1959 y 1962.

Aunque este grupo de McOndo ha sido criticado en ocasiones, un autor prestigioso como Carlos Fuentes defendió en ellos el mérito de acercar con sus narraciones la realidad hispanoamericana del presente.

Edmundo Paz Soldán relacionaba McOndo con el grupo del Crack, ya que ambos presentaban a las nuevas generaciones de escritores hispanoamericanos que intentaban recuperar lo mejor de la tradición literaria del continente, pero intentando paradójicamente romper esa tradición. Y resaltaba la importancia de la antología de Fuguet en su propia obra, al hacerle tener una visión menos solemne de la literatura.

 

 

El monólogo interior como técnica narrativa

Técnicas narrativas: el monólogo interior
Técnicas narrativas: el monólogo interior

Técnicas narrativas: el monólogo interior

Antes de comenzar a hablar del monólogo interior convendría hacer una aproximación a su significado, acaso a sus características a través de las cuales cada quien podrá organizar su propia definición del concepto.

Édouard Dujardin, a quien se atribuye la paternidad del monólogo interior en su uso literario, dijo en 1931 que «El monólogo interior es […] el discurso sin oyente y no pronunciado, mediante el cual un personaje expresa su pensamiento más íntimo, el más cercano posible del inconsciente, anteriormente a toda organización lógica…».

El monólogo interior está regido por el caos, pues no es más que el reflejo del pensamiento humano, de ese soliloquio que cada persona puede mantener consigo misma, y sin otro público que ella misma.

El pensamiento es, al menos en apariencia, caos. Resulta errático, inaprensible a la razón de la lógica.

Leer más

Worldbuilding: el mundo como un personaje más

«Para narrar una historia, necesitas crear un ambiente»

De ti depende cuánto profundices en ese mundo, en ese ambiente. En este artículo, el escritor y profesor de Worldbuilding, Chris J. Peake, hace una aproximación a uno de los aspectos más importantes que todo creador de mundos fantásticos debe tener en cuenta: el tratamiento de la ambientación, el mundo fantástico en el que vas a desarrollar tu historia. Chris nos propone que tratemos al mundo de nuestra novela como a un personaje más.

Worldbuilding: el mundo como un personaje más
Worldbuilding (Ilustradora: Yanina Fiorio Pettina)

Muchos defenderán, no sin falta de razón, que los personajes son los protagonistas de las historias que viven. Algunos, apostarán por la obviedad del argumento, mientras se rascan la barbilla esperando a ver a dónde lleva esto. Algunos han defendido, y seguirán defendiendo, que el argumento en sí es el verdadero protagonista, quien realmente importa en una historia, y que su ausencia o muerte, a diferencia de como pasa con los personajes, es lo que realmente arruina una historia. No creo que ninguno pueda hacerse con la respuesta correcta. Hoy venimos a narrar una historia donde el lugar y el tiempo son los protagonistas. Sí, esa opción también estaba sobre la mesa.

Imaginemos un Mundo Literario imaginario, uno de tantos que flotan en el espacio etéreo de la creatividad. Puede ser una roca esférica o un disco plano con dos caras de una misma moneda. No importa eso ahora. En todo caso, imaginemos nuestro mundo desde su inicio. Podríamos trazar un plano enorme y extenderlo sobre una vieja mesa, y así divisar las costas de sus continentes e islas. Sería nuestro Mundo Secundario.

Leer más

Cómo retomar un proyecto narrativo abandonado

En este artículo, Yolanda González Mesa nos aconseja sobre cómo retomar un proyecto narrativo abandonado.

Cómo retomar un proyecto narrativo abandonado
Cómo retomar un proyecto narrativo abandonado

Todos tenemos una pila más o menos grande de proyectos inacabados que nos tortura y avergüenza desde el fondo de un cajón, o de la última carpeta de nuestro ordenador.

Muchos merecen estar allí: malas historias con tramas endebles, personajes planos que hablan demasiado, narraciones que terminan pareciéndose sospechosamente a un libro que ya has leído o una película que has visto.

Pero hay otros que llegaron allí por las razones equivocadas, y de vez en cuando siguen zumbando en tu cabeza, pidiéndote una segunda oportunidad.

Las razones para abandonar un texto suelen ser las siguientes:

Leer más

El altísimo precio de no corregir una novela

La corrección más cara es la que no se hace

El altísimo precio de no corregir una novela
El altísimo precio de no corregir una novela

Muchos autores noveles, cuando terminan el borrador de su primera novela solo tienen una idea en la cabeza: publicar cuanto antes. Y esto una vez superada la fase de circulación de fragmentos del manuscrito entre amigos y familiares con el fin de obtener, también lo antes posible, una valoración objetiva de su trabajo. En la mayoría de los casos esto es un grave error, porque esos familiares y amigos no suelen estar capacitados profesionalmente para cumplir esa tarea, pero además, su opinión está bajo sospecha innegable de parcialidad.
Las opiniones recabadas por el autor, en el mejor de los casos, le pueden desvelar ciertos fallos, seguramente los más visibles, esos que no escaparían ni al lector más distraído; pero no serán de ayuda para poner de relieve las fallas reales o potenciales que contenga el texto y que tienen el poder y la capacidad de arruinarlo.

Leer más

Una mirada crítica a «La sinfonía interior»

La sinfonía interior
«La sinfonía interior» es una novela corta de Juan Rodríguez-Cano

Juan Rodríguez-Cano es autor de la novela corta La Sinfonía Interior y en ella nos cuenta la vida de un pianista dentro de un campo nazi de prisioneros. Escrita con un lenguaje fluido, exacto, la novela retrata la pérdida de la dignidad e identidad humanas y los esfuerzos de los prisioneros por sobrevivir a esa pesadilla. Es un esfuerzo narrativo que envuelve al lector en una lectura rápida y eficaz, sin distracciones y lo conduce a un final sorpresivo.

El tema que aborda Juan Rodríguez-Cano ha sido contado muchas veces y de diferentes maneras. Pero el tratamiento que el autor hacede las acciones y el desarrollo de su personaje permite realizar una lectura fresca a este tema tan recurrente. La descripción de la vida dentro de un campo de concentración puede caer en los lugares comunes de la depravación de los captores o la humillación de los recluidos, pero en La Sinfonía Interior encontramos un sesgo interesante: el autor describe, además de las condiciones materiales de los presos, la vida interior de algunos personajes y delinea las contradicciones que inundan el alma humana. Los que deben ser buenos pueden ser malos y los execrables pueden tener conciencia crítica que haga que modifiquen la conducta que se espera de ellos.

Leer más

Los errores invisibles

Los errores invisibles

Los errores invisiblesVolvemos sobre un asunto que debería preocupar más a los autores, especialmente a los noveles: los errores invisibles.

Hasta la búsqueda más superficial en las redes sociales y en los puntos de venta de libros digitales, permite hacerse una idea de lo mucho que necesitan bastantes autores un buen servicio de corrección.

Se pueden encontrar escritos que ni siquiera han sido sometidos a la muy laxa, inconstante, olvidadiza, errónea y hasta contradictoria herramienta de corrección del procesador de textos.

Pero aquellos que sí han pasado por esa prueba superficial del corrector automático, e incluso aquellos que han sido fruto y objetivo de revisión por parte de sus exigentes autores, incluso esos textos necesitan una corrección profesional, ya que ambas herramientas, aun pudiendo ser empleadas eficazmente, son siempre insuficientes, porque la posibilidad de error ya no reside en ellas, sino en el usuario que las utiliza.

Leer más

El mundo del mal en La sinfonía interior

El mundo del mal en La sinfonía interior

El mundo del mal en La sinfonía interiorLa novela corta La sinfonía interior de Juan Rodríguez-Cano ha sido editada por Scribere Editores. En ella se celebra una explicación del mundo desde el inconsciente, a través de un músico dentro del mundo del terror del nazismo. La visualidad del texto acompaña a la presencia mental del lector que vive los momentos de angustia que le suceden al protagonista y a los otros prisioneros del campo de concentración.

A la fortaleza de alambre de espinos con torretas de vigilancia solamente se le opondrá el bosque en una aproximación a lo natural, que contrasta con lo que sucede en casi todas las escenas y en el transcurrir de la narración. En el texto se vislumbra y se siente la maldad humana y la necesidad que el prisionero tiene de redimirse ante el que lo aprisiona con el horror y el sinsentido, algo que impera en el trabajo que realizan los prisioneros. Esto conlleva un esfuerzo sin conocimiento, que se acerca al lector por medio de la soledad y la locura; la falta de reflexión y todos los automatismos plagados de obsesiones que persiguen la pérdida de la comprensión y de la realidad de lo qué es y significa un ser humano.

Leer más

Disponible el número 9 de Scribere

Ya está disponible el número 9 de Scribere, la revista para escritores

Disponible el número 9 de ScribereEn este número entrevistamos a Vicente Marco, ganador del Premio Jaén de Novela 2013, con su novela Ópera Magna. Analizamos el papel del autor novel frente a su obra. Berta Delgado Melgosa analiza Oblomov, la obra de Goncharov. El guionista David Torres Ortún analiza la responsabilidad que exige escribir sobre superhéroes. Daniel Beltrán nos alerta de las precauciones que debemos tener con los derechos de autor que pueden estar protegiendo a los materiales que utilizamos para hacer nuestros booktrailers.

Leer más

Scribere Editores en tu kindle

Ya puedes tener los títulos de Scribere Editores en tu kindle

Scribere Editores en tu kindleEn Scribere estamos convencidos de que ponerse en la piel del lector solo puede traer buenas noticias.
Ha sido precisamente pensar en los lectores lo que nos ha llevado a dar los pasos necesarios para poner a su disposición los tres formatos digitales más extendidos, de manera que la lectura de nuestros libros sea posible en cualquier momento, dispositivo y lugar.
En nuestra tienda, cada título ofrece al lector la posibilidad de adquirir el formato que mejor se adapte a sus rutinas, sus preferencias y sus dispositivos.

Leer más