Consejos para autores noveles

All posts in this category.

El monólogo interior como técnica narrativa

Técnicas narrativas: el monólogo interior
Técnicas narrativas: el monólogo interior

Técnicas narrativas: el monólogo interior

Antes de comenzar a hablar del monólogo interior convendría hacer una aproximación a su significado, acaso a sus características a través de las cuales cada quien podrá organizar su propia definición del concepto.

Édouard Dujardin, a quien se atribuye la paternidad del monólogo interior en su uso literario, dijo en 1931 que «El monólogo interior es […] el discurso sin oyente y no pronunciado, mediante el cual un personaje expresa su pensamiento más íntimo, el más cercano posible del inconsciente, anteriormente a toda organización lógica…».

El monólogo interior está regido por el caos, pues no es más que el reflejo del pensamiento humano, de ese soliloquio que cada persona puede mantener consigo misma, y sin otro público que ella misma.

El pensamiento es, al menos en apariencia, caos. Resulta errático, inaprensible a la razón de la lógica.

Leer más

El autor novel frente a su obra

Consejos para autores noveles. La reflexión

Consejos para autores noveles. La reflexiónTal vez uno de los consejos para autores noveles más repetidos es el de pensar su obra, antes, durante, y sobre todo, después de haberla escrito.

Pensar la obra no es sino considerarla en todas sus dimensiones, en todo su alcance, en todo su impacto. Y para ello nada mejor que dejarle un tiempo de maduración.

Si tomamos por bueno que una obra no se termina (¡ni mucho menos!) cuando ponemos la palabra «fin», sino que en tal momento nos encontramos, como quien dice, al principio del trabajo, estaremos en vías de comprender mejor nuestra propia obra.

De igual modo que una planta aún no existe por el simple hecho de haber plantado la semilla; una novela, tras ese aparente final, debe ser regada y mimada, releída y revisitada tantas veces como considere su autor, y lo hará más en la medida en que respete a sus lectores. Todo dentro de unos límites, eso sí.

Tal vez la primera pregunta que se haga el autor tras una primera relectura, sea la de si ha conseguido plasmar aquella primera motivación que lo empujó a escribirla.

Leer más