Blog

Escribir y, además, pagar

Escribir y, además, pagar

Escribir y, además, pagar

Muchos de los que dedican su tiempo a escribir conocen la existencia de proyectos editoriales o de imprenta, o como se quieran llamar, que tienen como actividad principal la de publicar textos de aquellos autores que… se lo puedan pagar. Comercializan lo que suelen llamar «packs editoriales» y que son distintas formas de vender al autor, que no al lector, sus propios libros.

Escribir y, además, pagarEl autor va, con dinero, y compra un «pack editorial» que suele consistir en unos servicios y un número determinado de ejemplares que el autor recibirá, a veces por un precio no tan módico (he conocido casos verdaderamente rayanos en la estafa pura y dura).

Por lo general no son servicios caros y hay algunos muy completos, pero creo que la cuestión no es esa, o no es solo esa, sino que la cuestión de fondo es entender que si cualquiera con dinero puede publicar, finalmente puede publicar cualquiera. No digo que esto esté mal o bien, cada uno que juzgue como mejor entienda, lo que vengo a decir es que por fuerza de la lógica y de la estadística, no todo lo que se publique siguiendo ese sistema ha de ser de una calidad aceptable. Y esto por no decir que no todo habrá de ser tenido por literatura o lo que quiera que en cada caso pretenda ser.

No voy a ser yo quien niegue o combata el cambio evidente que se está produciendo desde hace años en las rígidas y tradicionales formas de proceder de la industria editorial, donde, de alguna manera, también se daba aquello de que podía publicar casi cualquiera que tuviera el dinero suficiente, solo que antes pedían mucho más que ahora y, por lo tanto estaba al alcance de una menor cantidad de personas, digamos que de una élite, solo que una élite que poco o nada tenía que ver con las letras.

En Scribere Editores no encontrarás tarifas por publicar, porque no cobramos por publicar. Clic para tuitear

En esos servicios de «pack editorial», salvo la maquetación (y no siempre, y no perfecta) y la tipografía (y no siempre, y no perfecta), y la portada (y no siempre y no siempre bonita); muchos no tienen inconveniente en publicar lo que quiera que les envíe cualquiera junto con el importe correspondiente. Vieja es ya la reclamación de ver en los libros cumplirse cierto mínimo de calidad que hasta el lector más reticente merece, cuanto no más lo merece el lector exigente, que es quien mantiene en pie esta industria y quien da aliento a los autores a seguir atravesando su desierto. Pero es tan fuerte la novedad y la emoción que infunde la idea de publicar a cambio de sumas no demasiado altas, que muchos se lanzan a ello sin reparar antes en si son o no lo suficientemente buenos sus trabajos, como para exigirle con su lectura al lector la dedicación exclusiva de varias horas de su vida que, en el mejor de los casos no volverán y, en el peor, volverán en forma de lamento y mal recuerdo.

¿Se merece acaso el lector que lo sepulten bajo una pila descomunal de títulos que han llegado a serlo solo porque su autor ha podido pagar la impresión de los libros?

¿Le es exigible al autor que, además de una buena escritura, disponga de un buen presupuesto para costear la publicación de su obra?

¿Escribir y, además, pagar?, no lo veo razonable.

Por eso en Scribere Editores no pedimos dinero a los autores por publicar con nosotros, tan solo (y poco no es) les pedimos que sus trabajos cumplan con lo que entendemos como unos estándares de calidad que alcancen unos mínimos razonables y junto a los que podamos estampar con orgullo nuestro sello.

Cuando firmamos un contrato con un autor para la publicación de su obra, la corrección tipográfica, la maquetación y el diseño y montaje de la portada son elementos que están incluidos en ese presupuesto cero que pedimos a los autores.

Ahora bien, si la obra cuya publicación recomienda nuestro comité de lectura en atención a su calidad o potencial literario, requiriese de trabajos más allá de los mencionados (tipografía, portada y maquetación), estos habrán de ser, obviamente, por cuenta del autor, ya que pagar no, pero escribir bien sí le exigimos a quien quiera publicar en nuestro sello.

Esos servicios más allá de los comentados, pueden ser consultados en todos sus detalles, incluidos los precios, en nuestra sección servicios.

Damos más detalles en nuestra sección de preguntas frecuentes.


Favicon  Scribere Editores

2 Comentarios

  • Esmeralda
    febrero 14th, 2016 · Responder

    Aplausos para ustedes!!!! en Córdoba Argentina, hay una editorial a la que no se le pude comprar, porque hace pagar y publica a cualquiera; arruina la imagen de los que escriben bien!

    • Scribere
      febrero 14th, 2016 · Responder

      Hola, Esmeralda:

      Muchas gracias por su visita y por su comentario.
      Es que, cuando publica el dinero, en vez de la calidad, la consecuencia es esa.
      Nada tiene que ver el dinero que pueda tener un autor con la calidad de sus textos.

      Envíenos una muestra de su texto si está interesada en que lo valoremos para publicar.

      Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con un *